Portada » Moldeando el futuro de los pagos sin contacto en América Latina y el Caribe

Moldeando el futuro de los pagos sin contacto en América Latina y el Caribe

Por: Luis Moreno

Por Romina Seltzer

El mundo se está volviendo cada vez más contactless. En Visa, acabamos de anunciar algunos hitos extraordinarios que nos revelan cómo la industria y nuestros consumidores están pasando rápidamente a la tecnología Tap to Pay (Acercar para Pagar).

Por primera vez, alcanzamos el 50% de penetración en transacciones sin contacto en América Latina y el Caribe (ALC) con 14 mercados igualando o superando esta marca. Asimismo, Visa registró mil millones de transacciones Tap to Pay en el sector del transporte público a nivel mundial en solo 10 meses el año pasado.

Se trata de excelentes historias que nos indican lo poderosa y popular que se está volviendo esta tecnología para satisfacer las crecientes necesidades de nuestros consumidores en cuanto a conveniencia y simplicidad a la hora de pagar o trasladarnos hacia cualquier lugar. ¿Pero hacia dónde va el futuro de los pagos sin contacto?

No cabe duda de que vamos a presenciar un auge continuo en la adopción de la tecnología contactless. El valor de todos los pagos sin contacto a nivel mundial está a punto de triplicarse a casi US$ 6 billones en 2024, de US$ 2 billones en 2020, según un informe de Juniper Research.[1] Y esta tecnología constituye el presente y el futuro de los pagos rápidos, simples y seguros. De hecho, “Tap to Pay”, “Tap to Ride” y “Tap to Phone” se convertirán en términos y acciones integradas cada vez más en nuestro día a día como elementos esenciales de nuestras rutinas cotidianas.

Un punto importante que respalda esta tendencia es el hecho de que muchos países ya han subido el límite de gasto en las transacciones sin contacto a fin de reducir la fricción en el punto de venta. Un ejemplo es Reino Unido donde el límite se subió a GBP 100 (aproximadamente US$ 123) en diciembre de 2021, lo que generó un aumento significativo en las transacciones Tap to Pay. En ALC, el límite de los pagos sin contacto para las compras sin PIN es de US$ 50, o su equivalente en la moneda local. En los mercados en donde las regulaciones locales preceden y anulan este monto, seguimos colaborando estrechamente con los entes reguladores para educar y revisar los límites adecuados para cada región.

Otro elemento clave que está influyendo positivamente en el futuro de los pagos sin contacto es el segmento del transporte público. Hasta la fecha, Visa cuenta con más de 600 proyectos de transporte público a nivel mundial y más de 900 proyectos en desarrollo, con 22 proyectos ya lanzados en ALC en ciudades como Rio de Janeiro, São Paulo, Acapulco, Ciudad de México, Cali, Lima, Santo Domingo, San José (Costa Rica) y Ciudad de Guatemala, entre otras.

Estamos trabajando con alcaldías, urbanizadores, departamentos de transporte municipales, operadores y proveedores de soluciones para reimaginar la experiencia de movilidad urbana, con un enfoque en el transporte inclusivo, sostenible e interconectado. Y los pagos Tap to Ride desempeñan un papel esencial en el impulso de esta transformación. De hecho, según el resultado de la segunda encuesta «Future of Urban Mobility» de Visa[2], el 91% de los encuestados espera tener opciones de pago sin contacto disponibles en el transporte público. Así que la perspectiva es prometedora para seguir expandiendo el ecosistema de aceptación de pagos sin contacto en este sector clave.

Asimismo, Visa lleva la delantera en la industria en lo que respecta a impulsar otra tecnología crucial que también dará forma al futuro de los pagos sin contacto, especialmente para las pequeñas empresas: Tap to Phone. Esta tecnología permite a las pequeñas empresas convertir sus dispositivos móviles en terminales POS sin contacto para aceptar pagos. Es más, la demanda de este servicio va en alza en ALC dado que es sumamente rentable para los negocios y una gran forma de crear nuevas experiencias de pago que les encantan a los clientes. La tecnología ya está disponible en Brasil, Costa Rica, Guatemala, Perú y, muy recientemente, en Colombia, con 280,000 teléfonos móviles ya habilitados como terminales, más de 25,000 comercios participantes y otros proyectos actualmente en desarrollo en la región, según datos recientes de Visa.

Y no podemos dejar a un lado a las billeteras digitales, las cuales seguirán en auge en nuestra región. Los lanzamientos recientes como Apple Pay en Colombia, Costa Rica, Argentina y Perú, junto con Brasil y México, también están impulsando el uso de Tap to Pay en ALC.

Me enorgullece ver cómo nuestras innovaciones y trabajos colaborativos con bancos, comercios, gobiernos y socios fintech están ayudando a dar forma a un sólido ecosistema contactless que tendrá implicaciones muy positivas para nuestras sociedades y economías de toda América Latina. A medida que la tecnología y la demanda de los consumidores continúan impulsando nuevos enfoques por parte de las instituciones financieras, fintechs y comercios, queda claro que el 2023 será otro año más de una adopción a gran escala de Tap to Pay.

(*) La autora es vicepresidente sénior y líder de Productos e Innovación para Visa América Latina y el Caribe

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Publicidad